Todobarro, colecciones de autor

Hace un año Todobarro, un productor de baldosas de terracota artesanales encargó a los diseñadores Damián López de LEBLUME y Carlos Jiménez dos colecciones para redescubrir este material. Con su particular visión, los diseñadores rindieron homenaje a las raíces de la marca española, aportando una nueva perspectiva a un material natural y artesanal. La utilización del barro cocido en la construcción se remonta a la Antigüedad, desde que fuera introducido en la Península Ibérica por los griegos en el siglo VII a.C., este material ha evolucionado considerablemente hasta abrirse un hueco cada vez más importante en el mercado, en parte, gracias a la apuesta por la arquitectura sostenible y a las nuevas tendencias de consumo, la concienciación e importancia de cuidar el medioambiente.

Smalticeram siempre se ha caracterizado por desarrollar proyectos con personalidad y alto valor, la gran mayoría de estos desarrollos inspirados en las piedras naturales y el barro cocido. Con la proliferación de las máquinas “inkjet” y una estrategia de estandarización, los productos cerámicos perdieron parte de ese valor que posicionaba a la cerámica en un lugar privilegiado, gracias a sus características técnicas y estéticas. Ese ciclo de austeridad ha llegado a su fin y ya se empiezan a mostrar colecciones personalizadas con un alto valor estético donde la materia es vital. Es por todo esto, por lo que hoy ponemos el foco en estos trabajos, un fiel reflejo de como podemos reinterpretar los materiales y adaptarlos a las necesidades actuales. Estamos convencidos que en breve estas colecciones basadas en el barro cocido tendrán una mayor presencia en el sector cerámico, una tendencia apoyada en el ‘éxodo urbanita’, con la repoblación de zonas rurales y la ocupación y reforma de sus viviendas, acelerada por la pandemia, las restricciones y el teletrabajo, en busca de una vida sostenible en contacto con la naturaleza y el bienestar.

Para estas colecciones de barro cocido, el diseñador Damián López se inspiró en la arquitectura de la ciudad natal de Todobarro, creando la colección Vélez. Combinando estas baldosas se pueden conseguir composiciones con una estética contemporánea y vanguardista. Algunos teselados evocan un estilo Art Nouveau y otros te transportan a la década de los setenta. Por su parte, Carlos Jiménez revisó la Costa del Sol en los años 80 para crear Nerja, la propuesta crea patrones geométricos irregulares que rompen con la perfección matemática de los teselados más clásicos.

 

Fotografías: Todobarro

Más artículos