Baldosas conformadas a partir de especies invasoras

Brigitte Kock e Irene Roca Moracia de Central Saint Martin han colaborado para crear baldosas a partir de especies invasoras impulsando un nuevo valor “económico y ecológico”. El material de las baldosas, al que las investigadoras se refieren como biohormigón, está hecho de plantas japonesas y conchas de cangrejos de río estadounidenses, dos especies introducidas en Reino Unido hace décadas y que pone en peligro a las especies autóctonas, aguas locales e infraestructuras. La regulación de clasificación y eliminación del Reino Unido no permite que se haga nada con esas especies invasoras después de su eliminación, simplemente se sellan en bolsas, comenta Moracia.

En lugar de etiquetarlos como residuos peligrosos, queríamos integrarlos en un proceso de producción para que generaran ganancias tanto económicas como ecológicas

La plantas actúan como aglutinante después de ser incineradas, mientras que las conchas de cangrejo de río molidas, que pueden contener carbono fosilizado, se incorporan a la mezcla en lugar de las rocas o arena tradicionales. Esta mezcla, combinada con agua y gelatina, crea un material fuerte y homogéneo que endurece sin necesidad de agregar calor o colorantes sintéticos para conformar el biohormigón. Los colores y texturas finales dependen del tiempo de curado y de las reacciones químicas al mezclar con el aglutinante y el agua.

Imágenes: Deezeen

 

 

Más artículos